Usa estos enlaces para comprar en Amazon: ES, FR, UK, DE, IT, USA. Ayudarás al blog de manera sencilla.

sábado, 3 de septiembre de 2016

ANÁLISIS - Firewatch

firewatchcoverGÉNERO: Narrativo 
DESARROLLADORA: Campo Santo 
DISTRIBUIDORA: Panic 
VERSIONES: PC, PS4, OSX, Linux 
FECHA DE LANZAMIENTO: 09.02.2016 
VERSIÓN ANALIZADA: PC

UN LARGO Y CÁLIDO VERANO


En los últimos años hemos sido testigos de cómo algunos estudios de desarrollo, mayormente indies, se atreven a contar historias de un modo diferente. No hay nada malo en usar la acción, el rol o la estrategia mismamente para hilvanar una buena trama, pero hay otras formas tan válidas como estas, y Firewatch es una buena muestra de ello. El primer juego de Campo Santo bebe mucho de Gone Home, Dear Esther o The Vanishing of Ethan Carter, obras que apuestan por unas mecánicas muy simples y que centran todo su atractivo en una historia que irás descubriendo con el paso de los minutos. Son los llamados "walking simulators" o experiencias narrativas, y probablemente Firewatch sea el mejor exponente que se puede encontrar hoy en día en el mercado.

firewatch1

La historia nos sitúa en el año 1989. Henry es un hombre que vive atormentando por una situación familiar compleja - la cual se despacha de manera brillante mediante textos en los primeros minutos del juego- por lo que decide alejarse temporalmente de su entorno trabajando como guardabosques en el Parque Nacional de Shoshone, adyacente al famosísimo Yellowstone. La soledad y el contacto con la naturaleza le vendrá bien para aclarar sus ideas, o al menos esa es la idea de Henry. Una vez instalado en la torre de vigilancia da comienzo su relación con Delilah, su compañera situada al otro extremo del parque la cual se encarga de darle instrucciones sobre su día a día, una rutina en principio apacible que poco a poco se irá complicando.

firewatch3Firewatch no va de hacer misiones o recoger coleccionables, sino que cimenta gran parte de su atractivo en la relación entre sus personajes, Henry y Delilah. La comunicación a través de la radio es continua, y además lo hace de temas diversos como ocurriría entre dos personas que charlan en la realidad. No solo hablan de su trabajo, sino que también afrontan temas personales de su pasado, sus gustos, sus filias, todo de una manera muy orgánica y natural. Los paseos por el bosque combinan a la perfección esos momentos de soledad tan anhelados por Henry, con las charlas constantes por radio con Delilah. El trabajo en el diseño de diálogos es tan acertado que muchas veces consiguen esquivar esa sensación de activarse tras un script. También se ha implementado un sistema de respuestas similar a los Mass Effect, con tiempo limitado incluido, pero sinceramente es lo de menos, lo importante es haber conseguido transmitir que hay alguien al otro lado de la radio escuchándote, esa persona con quien compartes más que el trabajo y que puede ser tu punto de apoyo en los momentos de soledad más duros. Sinceramente, no se me viene a la cabeza un juego tan trabajado en este sentido.

Más allá de cómo evoluciona la relación entre ambos personajes, el juego se guarda algún que otro as en la manga. La exploración del entorno está planteada para convertirse en un paseo agradable y al mismo tiempo misterioso, que no busca un desafío en cuanto a la orientación o ejecución de objetivos, ni mucho menos. Siempre tienes acceso a un mapa donde se marca la posición de Henry, una valiosa brújula, así como el objetivo que has de alcanzar, que si unos excursionistas que están ensuciando el parque, o el inicio de una hoguera que puede convertirse en un peligro si no lo atajas a tiempo. Como es lógico la trama se va complicando poco a poco, pero en Firewatch no hay sitio para la muerte prematura, digamos que es una experiencia hasta cierto punto contemplativa que se apoya en una belleza audiovisual como pocos juegos ofrecen hoy en día. Ir de paseo por el bosque admirando la belleza del paisaje y escuchando los ruidos de la naturaleza, son los principales baluartes de Firewatch.



Y es que resulta sencillo dejarse atrapar por el excepcional trabajo artístico que hay tras la recreación de escenarios del parque. No hay ni el más mínimo rastro de un intento por buscar el fotorrealismo, más bien todo lo contrario, y es precisamente esta decisión la que le da al conjunto un toque muy personal que pocos lanzamientos pueden igualar. Los colores intensos y la estupenda iluminación dotan al juego de un aire de inquietud y tranquilidad al mismo tiempo, aspectos que se ven complementados por un genial uso de los efectos ambientales y alguna que otra pieza musical chula. La combinación de todo ello, gráficos y sonidos, ofrecen una de las experiencias más inmersivas que puedes encontrar en la actualidad.

No obstante las buenas sensaciones que trasmite Firewatch también tienen algún punto discutible, como por ejemplo su duración. La ambientación es tan absorbente y como todo se desarrolla de manera tan natural, y hasta cierto punto relajante, a poco que le dediques una sesión larga, digamos una tarde, te lo puedes acabar. Al tratarse principalmente de una experiencia narrativa, una vez la hayas completado queda poco por hacer o re descubrir, salvo que quieras vivir la historia cambiando algunas respuestas en tus conversaciones con Delilah, que a la postre no variarán el desenlace final. Es decir, Firewatch puede resultar una experiencia única, y esto no tiene por qué ser algo malo, de hecho las cinco horas que me ha aportado han sido más satisfactorias que muchas otras de juegos repletos de contenido sin ton ni son, y eso es lo que más valoro de un videojuego. Firewatch es, en definitiva, una experiencia narrativa diferente, bien planteada, y sobre todo, de calidad.

LO MEJOR
La relación entre los protagonistas está muy bien llevada.
Artísticamente es una preciosidad.

LO PEOR
Es una experiencia de un solo recorrido.

NOTA: 78

Creeping.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada