Usa estos enlaces para comprar en Amazon: ES, FR, UK, DE, IT, USA. Ayudarás al blog de manera sencilla.

sábado, 11 de marzo de 2017

ANÁLISIS - Doom (Campaña)

doomcoverGÉNERO: Acción
DESARROLLADORA: Id Software
DISTRIBUIDORA: Bethesda Softworks
VERSIONES: PC, PS4, Xbox One
FECHA DE LANZAMIENTO: 13.05.2016
VERSIÓN ANALIZADA: PS4

UN REGRESO BRUTAL


Miedo. Esa es la palabra que me infundía el nuevo Doom, y no lo digo tanto por su ya conocida ambientación demoníaca, sino por los derroteros que estaba tomando un desarrollo que amenazaba con mancillar el buen nombre de la saga. Las primeras noticias no podían ser más inquietantes, el nuevo Doom iba sumarse a la moda Call of Duty, con su acción "scripteada", niveles lineales y combates junto a un nutrido grupo de compañeros a tu lado. ¿Dónde quedaba la acción en solitario en niveles laberínticos contra hordas de demonios? Y para más inri John Carmack, uno de los padres de la saga, había abandonado Id Software en busca de otras oportunidades en el mundo de la realidad virtual. Lo dicho, miedo, mucho miedo. Y lo que son las cosas, esa Id Software aparentemente diezmada y con las ideas equivocadas, ha terminado pariendo uno de los mejores "reboots" que jamás se han hecho de un clásico.

DOOM1

Reconozcámoslo, traer de vuelta una franquicia con más de veinte años a sus espaldas supone un riesgo importante. Al fin y al cabo no se puede obviar lo que ha cambiado la industria a lo largo de estos años. Ni las mecánicas son las mismas, ni la base de jugadores es aquella que "flipaba" con un primigenio entorno pseudo tridimensional que era gloria bendita. Ahora no vale con soltar a un marine en mitad de Marte y decirte en un escueto manual "oye, que hay una invasión de demonios y solo tú puedes detenerla". Lo suyo es meter un trasfondo, unos personajes que te hablan por el intercomunicador de turno, y ya de paso leer y oír las transcripciones que los humanos del planeta han dejado por allí. ¿El secreto para que no se haya ido de madre? Meterlo con cuentagotas, en pequeñas dosis para que no interfiera demasiado en lo más importante del juego, que no es otra cosa que el ritmo de la acción.


DOOM2Uno de los grandes aciertos de esta revisión ha sido conservar la acción desenfrenada tan característica de los primeros Doom. Títulos como Wolfenstein: The New Order o Rage de la mismísima Id Software, ya habían conseguido reproducir parte de ese dinamismo, pero este nuevo Doom ha alcanzado cotas de perfección aún superiores. La velocidad a la que se desplaza el marine es una auténtica delicia, todo transcurre a una o dos marchas más de lo que estamos habituados en los últimos tiempos, lo que desemboca en unos enfrentamientos que son adrenalina pura. Decenas de demonios acechan desde todos los rincones del escenario, lo mismo escupiendo bolas de fuego que haciéndote picadillo con sus puños, y entre tanto caos un marine armado hasta los dientes moviéndose a la velocidad del rayo mutilando cuerpos a su paso. Esa era la esencia de Doom, y sigue tal cual en esta nueva encarnación. Este ritmo solo se ve interrumpido por la aparición de runas que te sacan del nivel para superar pequeños desafíos, y aunque divertidos, es cierto que a veces da pereza jugarlos. Afortunadamente puedes elegir entre activarlos o no, a costa eso sí de dejar escapar alguna mejora interesante.

Otro de los baluartes que se conservan es el arsenal. ¿Quién no recuerda la contundencia y eficacia de la escopeta de doble cañón? ¿O la motosierra capaz partir en dos al demonio más peligroso? Eso de llevar solo dos armas es cosa de flojuchos. El marine es un tipo fortachón capaz de arramblar con todas las armas que encuentra en su camino, desde la típica pistolita que hace cosquillas, hasta la mencionada escopeta, el fusil de asalto, una ametralladora o el lanzamisiles.  Tampoco faltan a la cita la BFG capaz de vaporizar todo rastro de vida a su paso, y cómo no, la legendaria motosierra con la que trocear a cualquier bicho que se te ponga en medio. En pocos juegos da tanto gustazo recrearse con un arsenal de armas hecho por y para el disfrute del jugador.

DOOM3

Pero aquí no acaban los parabienes del nuevo Doom. El diseño de niveles es una auténtica gozada que sabe recompensar como pocos la curiosidad del jugador, y todo ello sin recurrir al uso de los llamados "mundos abiertos". Los escenarios son bastos, laberínticos y están repletos de secretos y estancias ocultas que guardan jugosos botines. Al principio pueden parecer muy lineales, pero basta acceder al mapa para comprobar la cantidad de alturas que tienen y lo enrevesados que pueden llegar a ser. Quizá no lleguen a la complejidad de los dos primeros juegos de la saga, pero si los comparamos con lo que se estila hoy en día, su calidad es innegable. Sorprende, y mucho, la inclusión de algunas secciones de plataformas, y digo que sorprende porque la mecánica de salto funciona estupendamente, tanto es así que definitivamente enriquecen la experiencia de juego de una manera que jamás habría pensado de un producto como este.

DOOM4Ahora bien, ¿qué se ha añadido de nuevo a la saga? Tanto el marine como las armas se pueden mejorar, pero siempre dentro de unos límites bastante contenidos que no te exigen estar recogiendo "chorradas" por el escenario. Además, se ha incluido una nueva mecánica que te permite ejecutar a un demonio moribundo con tus propias manos y ganar unos cuantos puntos de vida. Sobre el papel no tenía muy buena pinta, pero en la práctica funciona muy bien añadiendo un pequeño componente estratégico a la acción. ¿Qué hacer? ¿Lanzarme como un poseso a por ese Caballero del Infierno, o machaco antes un par de Gimps y recargo parte de mi vida? Lo dicho, todo un acierto.

A nivel de diseño hay muy pocas cosas criticables, y como no podía ser de otra manera la vertiente técnica también está a la altura. El ritmo de la acción demanda los 60 fps constantes sí o sí, y salvo en contadas ocasiones, sobre todo hacia el final del juego cuando las oleadas son más numerosas que nunca, el ID Tech 6 se desenvuelve más que dignamente. Es un juego que apuesta más por el diseño artístico que por la potencia bruta, no requiere de hacer escenarios con una profundidad de la leche ni mover cientos de árboles con sus hojas; su fuerte está en poner en pantalla decenas de bichos, explosiones y litros de sangre salpicando de aquí para allá sin que la acción se resienta. Mención especial para el diseño de los niveles ambientados en el infierno, que son auténtico derroche del buen gusto por las calaveras y la casquería. Hay alguna textura que tarda en cargar más de la cuenta, pero en líneas generales es un juego gráficamente muy vistoso, que además cuenta con el acompañamiento de una banda sonora genial. A la música ambiental se le suman temas machacones, guitarra eléctrica y batería al poder, que te invita a ser lo más cafre posible. Música demoníaca para destrozar demonios, ¿podría haber algo mejor?

DOOM5

Doom ha sabido reinventarse de la mejor de las maneras posibles sin romper el espíritu de todo un clásico. Su campaña es larga, frenética, divertida y está repleta no solo de demonios, sino también de secretos repartidos por unos niveles que bien merecen ser rejugados. El trabajo de Id Software añadiendo pequeñas novedades ha sido impecable en prácticamente todos los aspectos, convirtiendo a este Doom en el "reboot" soñado que todos los amantes del clásico estabámos esperando. Sinceramente, no me imagino de qué manera podría haber un Doom mejor hoy en día.

LO MEJOR 
El ritmo de la acción es frenético. 
Un diseño de niveles fantástico. 
Gráficos y sonido brillantes.

LO PEOR 
Algunas ralentizaciones puntuales. 
Los desafíos por runas cortan el ritmo del juego.

9/10

Creeping.

3 comentarios:

  1. Muy buen análisis, es uno de los fps singleplayer con los que más me he divertido desde Quake 2, Serious Sam y cía... Solo hay un punto en el que no estoy muy de acuerdo: El movimiento, a mi me pareció hasta un poco lento para el ritmo del juego, se nota que lo tuvieron que adaptar para que en mando funcionara bien también. Si bien es verdad que es más rápido que lo que nos tienen acostumbrados en shooters modernos también es más lento que muchos fps old-oldschool y personalmente me hubiera gustado que fuera un poquito más rápido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues puede que tengas razón, a mí sí que me lo pareció incluso comparándolo con Hard Reset o Rage mismamente. Por otro lado, sigue siendo un juegaco, de lo mejorcitos fps que he jugado en años.

      Eliminar
    2. Si, eso sin duda, me lo pasé como un enano con el juego (al menos con el singleplayer) y me parece el mejor juego de 2016... Y eso que soy fan de la saga Souls.

      Eliminar