sábado, 6 de mayo de 2017

ANÁLISIS - Unravel

GÉNERO: Plataformas 
DESARROLLADORA: Coldwood Interactive 
DISTRIBUIDORA: Electronic Arts 
VERSIONES: PC, PS4, Xbox One 
FECHA DE LANZAMIENTO: 09.02.2016 
VERSIÓN ANALIZADA: PC

MÁS QUE UNA CARA BONITA


Ya estamos más que acostumbrados a plataformas como este Unravel, títulos que juegan a llamar la atención con un aspecto visual cuco y que se agarran a esa vena nostálgica de juegos 2D que sigue tirando entre muchos de nosotros. De hecho esa fue la primera impresión que tuve tras acabar su primer nivel. Bonito, jugablemente correcto y poco más. Sin embargo esa fachada tan deslumbrante que acapara gran parte de tu atención puede llegar a nublar lo que ofrece en su interior, un juego aparentemente de plataformas, que en realidad tiene muy poco de plataformas y mucho de puzles basados en la física de movimientos con una elegancia impropia del género, y todo ello envuelto de un bucólico trasfondo que te traslada a un viaje por los recuerdos, buenos y malos, de una familia a lo largo de los años. Praderas, bosques, montañas y fábricas son solo algunos de los escenarios en los que deberás hilvanar una historia hecha a base de recuerdos que quedarán reflejados a modo de fotos en un álbum.


Su protagonista bautizado como Yarny, es un muñecote de lana roja y ojos grandes la mar de "adorable", todo sea dicho, que se va deshilachando a medida que avanza por el escenario, y únicamente con su propio hilo ha de superar un buen número de obstáculos y situaciones. El desarrollo de los niveles, diez en total, requiere del uso de todas las habilidades de Yarny, como balancearse, arrastrar objetos o atar dos superficies para crear una estructura sobre la que impulsarse. Pueden parecer pocas habilidades, y en cierto sentido así es, pero la gran cantidad de variables que se dan en los escenarios dan como resultado un montón de puzles diferentes que te harán reflexionar más de la cuenta. Hay mucho de jugar con los elementos  en primer plano, que si arrastrar una lata de refrescos para acceder a un montículo, fabricar un puente para poder esquivar un charco de agua, o buscar la forma de activar un complejo mecanismo industrial a distancia. Y ojo, dado que la cantidad de lana es limitada, tienes que ingeniártelas para llegar al siguiente checkpoint con la suficiente para no quedarte a medias.


Como suele se habitual en el género, alcanzar el final del nivel es algo relativamente asequible. Unravel no es un juego especialmente complicado, y aunque es cierto que hay algunos puzles que requieren no solo saber la solución del mismo, sino también ser hábil a la hora de ejecutarlo, el verdadero reto consiste en hacerse con todos los secretos que hay desperdigados por los niveles, alguno de ellos prácticamente invisibles tras una primera pasada. Un entorno 2D no parece el más propicio para fomentar la exploración, sin embargo se han aprovechado todo tipo de recovecos y alturas inicialmente inaccesibles, y que solo llegarás a ellos si eres especialmente observador con el escenario. Aunque los puzles principales ya son suficientemente atractivos por sí mismos, el juego te invita a sacar tu vena más exploradora y habilidosa para hacerte con todas las monedas, unas cinco en cada escenario. Ni cambina los recuerdos acumulados ni tampoco el final del juego, pero conseguir resolver los puzles para llegar a ellos resulta igualmente satisfactorio, aspecto del que no pueden presumir otros juegos del género donde algunos secretos parecen puestos de forma arbitraria y solo para cumplir el trámite de incluirlos.

El buen hacer en el diseño de puzles se ve apoyado en todo momento de un apartado visual excepcional en todas sus vertientes. El juego no solo se esfuerza en poner un personaje "mono" y bien animado, tarea que cumple a las mil maravillas, sino que va un pasito más allá en la recreación de escenarios cuyos primeros planos alcanzan cotas casi fotorrealistas en muchos momentos. El diseño artístico es tan bueno que así de primeras, no recuerdo un juego de estas características que me haya dejado tan buen sabor de boca. Es genial, como también lo es su acompañamiento musical basado en piezas melancólicas que enfatizan ese largo viaje en la vida de la familia de una manera magistral. El binomio formado por esos estupendos gráficos y la banda sonora dan como resultado una de las ambientaciones más logradas y con más personalidad que se pueden disfrutar dentro del género.


Todo ese buen hacer en cuanto a mecánicas jugables y estilo audiovisual provienen de un estudio cuyo currículum hasta la fecha tampoco era especialmente rompedor. Seguramente el nombre de Coldwood Interactive no te suene de nada, y por ello el desarrollo de Unravel sorprende, tanto por la calidad ofrecida, como por el cambio de tercio efectuado por una compañía que ahora sí, puede presumir de haber alcanzado unos estándares de producción reconocibles por todos. Solo espero -y deseo- que Unravel haya sido el primer fruto de una maquinaria que ya se ha demostrado suficientemente preparada para desarrollar juegos de tanta calidad y empaque.

LO MEJOR 
Gráficos y sonidos excepcionales. 
Puzles bien diseñados.

LO PEOR 
Te deja con ganas de más puzles.

9/10

Creeping.

No hay comentarios:

Publicar un comentario