Usa estos enlaces para comprar en Amazon: ES, FR, UK, DE, IT, USA. Ayudarás al blog de manera sencilla.

sábado, 5 de mayo de 2018

ANÁLISIS - Deus Ex: Mankind Divided



GÉNERO: Rol
DESARROLLADORA: Eidos Montreal
DISTRIBUIDORA: Square Enix
VERSIONES: PC, PS4, Xbox One
FECHA DE LANZAMIENTO: 23.08.2016

DEMASIADO CONSERVADOR


El lanzamiento de Human Revolution en 2011 consiguió revitalizar la franquicia Deus Ex, la cual a pesar de su reconocido nombre, había quedado relegada al olvido durante unos cuantos años. Y no solo eso, Eidos se marcó uno de los juegos de rol más potentes de la pasada generación, sentando las bases de una trilogía que funcionaría a modo de precuela del Deus Ex original. Todos esperábamos ver cómo se daba continuidad a ese complejo futuro, marcado por las mejoras biomecánicas que la humanidad estaba empezando a asimilar, no sin muchas tensiones. Mankind Divided tiene la difícil papeleta de ser el capítulo intermedio de una historia global, esa que tiene que dejar algo a medias para alimentar el final de la trilogía, un aspecto se deja notar demasiado a lo largo del juego.



Estamos ante un título muy continuista que apuesta por refinar la fórmula de su antecesor sin apenas correr riesgos, y no hablo solo de la faceta jugable, sino también de la propia historia. Adam Jensen, ahora miembro de una unidad anti terrorista financiada por la Interpol, regresa a Praga tras una misión en Dubai que no sale como esperaba. Segundos después de abandonar el andén, explota una bomba supuestamente colocada por una organización criminal "pro aumentados", un atentado más de los que Praga se está viendo afectada en los últimos tiempos. Como es lógico, esto es solo la punta del iceberg de un conglomerado de tramas y subtramas que amenazan con reventar una sociedad ya divida entre humanistas y aumentados. Los guetos, la discriminación social y el racismo son temas que están magníficamente retratados, siendo la ambientación uno de los puntos más destacables del juego. Visitar zonas confinadas para aumentados, ver bancos solo aptos para humanos, e incluso la separación de accesos al metro, son algunos de los ejemplos que nos tocará vivir en esta Praga futurista.


Ese cuidado trasfondo tiene mucho que ver con algunas decisiones, en mi opinión acertadas, tomadas por el equipo de desarrollo. Mankind Divided no se ha adherido a la moda de los mundos abiertos, en su lugar ofrece espacios amplios pero contenidos que, por el contrario, están recargados de detalles. Ir de una punta a otra del mapa es cosa de muy pocos minutos, no hay ciclo día y noche, los personajes no obedecen a rutinas realistas, e incluso hay tiempos de carga enmascarados en forma de trayectos en metro, al igual que sucedía en su precuela. Por el contrario puedes visitar el interior de casi todos los edificios que encuentres en tu camino, ya sean las típicas tiendas que venden suministros, o un edificio de viviendas, cada una de ellas accesible con su historia, sus referencias, su ordenador con emails que cuentan cosas interesantes, a veces indiferentes, y otras que te pueden llevar a una misión secundaria. Es decir, se plantea un mundo más lleno que en los típicos sandbox cuyos escenarios suelen ser páramos de polígonos recubiertos de texturas, carentes de interacción alguna. Tampoco se apunta a la moda de meter misiones y objetivos secundarios a tutiplén con el fin de alargar el juego inútilmente. Mankind Divided es un juego relativamente parco en este sentido. Hay misiones principales y secundarias -tampoco muchas-, pero casi todas están realmente cuidadas tanto a nivel de desarrollo, como en el trasfondo. Es cierto que las principales cuentan con algo más de esmero en su realización, algo totalmente lógico por otra parte, pero la gran mayoría de secundarias merecen la pena por sí solas.

Sin embargo donde Mankind Divided destaca respecto a sus rivales, es trayendo aquello que hizo grande a Human Revolution: la variedad de opciones disponibles para superar un objetivo. Por ejemplo puedes acceder a la cámara de seguridad de un banco arrasando con todo lo que se interponga en tu camino, o por el contrario buscar un camino alternativo en forma de conducto de ventilación; o por qué no, intentar noquear a un guardia de seguridad sin ser visto, y conseguir las credenciales que te den acceso a la planta donde está la cámara. Cada situación puede ser afrontada de muchas maneras diferentes, asegurándote que vas a encontrar alguna mecánica que se adapte a tu estilo de juego: exploración, sigilo, hackeo, acción, o una mezcla de todos. Vuelven a la palestra los aumentos, que hacen de Jensen un tipo especialmente dotado para salir vivo ante cualquier situación, solo que ahora goza de unos cuantos nuevos que le hacen más letal si cabe; la cámara en tercera persona cuando hacemos uso del sistema de coberturas;  y también se "reciclan" los mini juegos de hackeo y el sistema de conversaciones. De hecho a nivel de mecánicas esta continuación podría pasar por un DLC, ya que hay poco que lo distinga de Human Revolution. El juego resulta tan continuista, tanto en lo bueno como en lo malo, que se siente como una pequeña oportunidad perdida para haber aprovechado el salto de generación con nuevas ideas o mecánicas. Desde luego que no es un título peor, pero sí algo desaprovechado para lo que se podría haber hecho.


Algo similar ocurre con su vertiente técnica. Artísticamente cumple de sobra, los escenarios gozan de buenos detalles, la banda sonora ambienta de maravilla, y los personajes principales están perfectamente recreados. Por su parte los secundarios, al igual que las animaciones faciales, resultan más mundanas, por decirlo de manera suave. Además, he experimentado abundantes micro  parones al cargar los escenarios más amplios, y lo que es más grave, hay desajustes entre lo que dicen las voces, dobladas al castellano, con lo que reflejan los subtítulos. El cómputo global es el de un juego técnicamente correcto y poco más que, nuevamente, tampoco parece un salto generacional respecto a lo visto un lustro atrás. Pero quizá la mayor pega que se le puede achacar a este juego es que termina de forma excesivamente abrupta. No hay signos apreciables de que te estés acercando al final, cuando de repente salta el respectivo logro acompañado del vídeo final. ¿Pero qué coño...? Puede que sea el precio a pagar por jugar al segundo juego de una trilogía, pero creo firmemente que hay maneras mucho mejores de cerrar una historia intermedia. La sensación final que me queda tras haber jugado a Mankind Divided es la de un juego bien planteado a nivel jugable y altamente rejugable gracias a su diseño abierto, al que le ha faltado un poco de ambición para diferenciarse de su predecesor. Aún así sigue siendo un título muy a tener en cuenta, y más si estás hastiado de tanto sandbox repleto de contenido intrascendente.

LO MEJOR
Diseño de misiones muy abierto.

LO PEOR
Algunos textos no se ajustan a lo que dicen los diálogos.
Termina de forma abrupta.

7/10

Creeping.

No hay comentarios:

Publicar un comentario