Usa este enlace para comprar en Amazon ES. Ayudarás al blog de manera sencilla. Y #QuedateEnCasa

domingo, 19 de abril de 2020

ANÁLISIS - Hellblade: Senua's Sacrifice


GÉNERO: Acción
DESARROLLADORA: Ninja Theory 
DISTRIBUIDORA: Ninja Theory 
VERSIONES: PC, PS4, Xbox One, Switch 
FECHA DE LANZAMIENTO: 08.08.2017 
VERSIÓN ANALIZADA: PC


PARANOIA MENTAL


Ninja Theory es una compañía que suele relacionarse a juegos de acción en tercera persona, concretamente a los conocidos como hack & slash. No todos sus lanzamientos han tenido el mismo reconocimiento, pero sí que es cierto que su currículum cuenta con experiencias muy satisfactorias, y el reboot de la saga Devil May Cry o Enslaved: Odyssey to the West son buenos ejemplos de ello. Quizá les falta un puntito para codearse con las vacas sagradas del género, pero por lo general hablamos de juegos muy notables y, sobre todo, disfrutables. Con este Hellblade la cosa no ha ido en pos de mejorar esa fórmula sino de crear una diferente, y aunque la intención es buena, no estoy muy seguro de que el camino escogido haya sido el más indicado.



Hellblade te traslada a un mundo fuertemente inspirado en las leyendas nórdicas en el que Senua, una poderosa guerrera celta, emprende un tortuoso viaje en busca de su amado Dillion. En el camino deberá enfrentarse a enemigos humanos, no humanos y Dioses, lo mismo da, para eso porta una espada con la que aniquilar a cualquiera que se interponga en su camino. No parece un argumento especialmente llamativo, pero sí lo es que la protagonista tenga un trastorno mental, lo que se traduce en una experiencia salpicada de voces, susurros y visiones que se confunden con la realidad. El cómo funciona la mente de Senua es, sin duda, el punto diferencial sobre otros juegos de la competencia, aunque como diré a continuación, quizá no sea suficiente como para paliar otros aspectos menos destacables.

La forma de trasladar esta premisa es, a priori, la que se esperaría de un estudio como Ninja Theory, pero a pesar de las apariencias, la realidad es muy distinta. Hellblade es un juego "pasillero" que dura las típicas ocho horas, un tiempo más que correcto para una aventura que en ciertos aspectos se asemeja más a una experiencia narrativa que a un videojuego tradicional. El desarrollo combina momentos de exploración, con puzles de fácil resolución, y secuencias de combate muy ligeras. La mezcla puede sonar muy atractiva, pero a pesar de las buenas intenciones de sus creadores, termina funcionando a medio gas. Los paseos por los escenarios se sienten casi como un walking simulator en el que las voces y las visiones condicionan todo lo que ves en tu entorno, pero hay poco o nada por lo que merezca la pena investigar, salvo para resolver los puzles. Estos suelen limitarse a encontrar formas geométricas en las construcciones de los escenarios para desbloquear la siguiente puerta. Es cierto que se intercalan con otros puzles, también muy sencillitos, pero esta práctica  se repite de manera sistemática una vez tras otra, y al final deja de tener encanto. Pero sin duda el apartado más soso recae en los combates, curiosamente donde Ninja Theory debería dar el do de pecho. El sistema resulta extremadamente rígido y simple, la cantidad de movimientos y ataques es ridículamente limitada, y no hay rastro de combos o secuencia de golpes especiales, de hecho prácticamente desde el minuto uno ya dispones de todas las técnicas de Senua. Además, hay muy poca variedad de enemigos, y lo que es peor, casi todos ellos se derrotan de una manera muy parecida. La única dificultad añadida viene de meter más enemigos en pantalla, y de una cámara que no es del todo libre ya que se encarga de enfocarte siempre hacia un objetivo. Es, en definitiva, un combate muy descafeinado que quizá va en consonancia con el resto de aspectos jugables, pero no quita para que resulte poco decepcionante.

Donde no hay mucho que reprocharle es a nivel de ambientación. Y no es que se recree demasiado en el lucimiento gráfico, pero sabe aprovechar los efectos de la locura distorsionando la realidad que pone ante tus ojos de una manera brillante. Se nota que Senua es la auténtica protagonista de la aventura, como consecuencia siempre ocupa un primer plano bastante importante, y cuando toca ver su cara se aprecia el gran trabajo realizado en la expresividad de sus rasgos. Hay algunas muecas que no quedan del todo creíbles, pero por norma general hay más luces que sombras en este sentido. Pero si hay un apartado que pueda calificarse de brillante en este juego es el sonoro. No por sus melodías ni por sus efectos, sino por el excepcional uso del sonido binaural -obligado jugarlo con cascos- que da una credibilidad fantástica a todas esas voces que salen de la mente de Senua, y que te hacen partícipe en todo momento de lo que siente la protagonista. Con un sistema de altavoces también se disfruta, pero no se aprecia la "espacialidad" que se consigue con cascos. Sin duda, todo lo que concierne a la ambientación en Hellblade está cuidado con mucho mimo.


Más allá de las quejas que puedan surgir sobre su apartado jugable, hay que reconocer la valentía de sus creadores por intentar ofrecer algo diferente, por dar visibilidad a una enfermedad que no siempre se comprende, aunque el resultado final no haya sido el que personalmente esperaba. Hellblade se siente como un producto especial e incluso atrevido en los temas que trata, pero me ha dejado la sensación de que su ejecución podría haber estado algo más cuidada. No es ni mucho menos un mal juego, solo que la parte jugable no está a la altura de la narrativa, y a poco que seas mínimamente exigente en este sentido, puede terminar pasándole factura.

LO MEJOR 
Ambientación muy conseguida. 
El sonido con cascos es brutal.

LO PEOR 
Un sistema de combate bastante pobre. 
Puzles demasiado simples y repetitivos.

6/10

Creepìng

4 comentarios:

  1. ES cierto, es un juego muy bueno y con mucho ptencial, coincido que pudieron hacer algo mejor y más complejo tanto en los compbbates como en los rompecabezas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a eso me refiero. Sentí que el juego estaba algo "desperdiciado" para el potencial que podía ofrecer.

      Eliminar
  2. Lo jugue recientemente y me impacto muchísimo. Creo que el combate en este juego no es lo importante y, si la ambientación magistral y la forma en que te sumerge en la mente de una persona con psicosis. Para mi gusto merece un 8.5 - 9 Excelente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido en el tema de la ambientación, sobre todo a nivel sonoro me pareció brutal. Jugablemente ahí tenemos discrepancias, de hecho hubo momentos en que se me hizo muy tedioso. El combate es tan simple, que a veces se lo podrían haber ahorrado.

      Eliminar