Usa estos enlaces para comprar en Amazon: ES, FR, UK, DE, IT, USA. Ayudarás al blog de manera sencilla.

sábado, 6 de junio de 2020

ANÁLISIS - Lost Horizon


GÉNERO: Aventura gráfica
DESARROLLADORA: Animation Arts
DISTRIBUIDORA: Deep Silver
VERSIONES: Android, iOS, PC
FECHA DE LANZAMIENTO: 20.08.2010
VERSIÓN ANALIZADA: PC


MIMBRES POCO EXPLOTADOS


Lanzar una aventura gráfica de corte clásico en pleno 2010, implica una serie de riesgos que no todos los estudios de desarrollo están dispuestos a asumir. Afortunadamente dada la idiosincrasia del género, tampoco se requiere de grandes inversiones en tema tecnológico, siendo mucho más importante desarrollar una buena historia acompañada de puzles que te hagan pensar. Puede parecer una tarea sencilla, pero la realidad nos viene demostrando que no lo es tanto. Lost Horizon aporta un argumento atractivo, aunque algo manido, y un surtido de ideas ajenas que funcionan, sin más. ¿Será suficiente para haber concebido una buena aventura gráfica?


El juego te traslada al año 1936, época en que los nazis del Tercer Reich dedican sus esfuerzos en buscar cualquier tipo de poder oculto que les permita dominar el mundo. En mitad de este fregado se encuentra Fenton Paddock, un ex-soldado británico y contrabandista de poca monta, cuyos servicios son contratados para averiguar el paradero de su amigo Richard, desaparecido en misteriosas circunstancias mientras estaba en una misión en el Tíbet. Así da comienzo una aventura que te hará viajar a lo largo y ancho de todo el Globo intentando desenmarañar un misterio sobrenatural con los nazis pisándole los talones. Como puedes ver, tanto la historia como los personajes que dan forma a Lost Horizon, están fuertemente inspirados en las aventuras de Indiana Jones, es más, no pocas secuencias parecen sacadas de las aventuras del famoso arqueólogo: persecuciones, vuelos en avión, laberintos, la chica que te acompaña durante parte de la aventura... Fenton también hace gala de ese aire graciosete que tiene salidas para todo, aunque eso sí, con menos carisma. Pero tampoco es cuestión de ponerse tan exquisito, sino de pasar un rato agradable resolviendo puzles al tiempo que disfrutas de una historia más o menos entretenida. Y como suele ocurrir en estos casos, hay luces y sombras.

A nivel jugable Lost Horizon calca la fórmula de cualquier aventura gráfica clásica, como no podía ser de otra manera. La historia se va desarrollando mediante diálogos, exploración y resolución de puzles que hacen hincapié en el uso adecuado de los objetos que vayas encontrando por los escenarios. Al principio cuesta hacerse un poco con la lentitud a la que se desarrollan los diálogos y las abundantes reflexiones del protagonista. De hecho durante las primeras horas la aventura tarda en arrancar, quizá porque se ha optado por priorizar la presentación de los personajes y sus trasfondos. Sea como fuere, hay demasiados cortes en el desarrollo, la libertad de acción apenas se reduce a tres o cuatro pantallas por secuencia, y por consecuencia los puzles resultan muy sencillos.

Pero una vez pasado ese periplo, que en mi opinión se alarga más de lo deseado, el juego remonta de una manera bastante digna. Los escenarios ganan en libertad y complejidad, la cantidad de objetos en el inventario también crece, y todos esos diálogos y reflexiones que a veces se hacían un poco pesados, muestran una pequeña mejoría que los hace más llevaderos. No obstante Lost Horizon está muy lejos de poder codearse no solo con las vacas sagradas de los 90, sino con otras aventuras gráficas posteriores de carácter notable. No hay puzles brillantes de esos que te hacen lanzar una exclamación cuando los resuelves, ni tampoco escenarios enormes que te hagan sudar la gota gorda imaginando donde poder usar un objeto. De hecho la mayor dificultad está en que olvides examinar algún objeto del escenario o del inventario, y que a la postre pueden habilitar nuevos caminos para seguir la aventura. También hay momentos de "pixel hunting", cosa que por otro lado se puede evitar activando la opción de mostrar todos los objetos en pantalla, muy en la línea de las aventuras más modernas.

Y moderno, con unos cuantos matices, se siente gran parte de lo relacionado con el apartado visual. Lost Horizon muestra una gran variedad de escenarios pintados a mano de gran belleza, que además se permiten el lujo de contar con animaciones de fondo muy vistosas. Sin embargo, y como digno representante de su época, todo ese admirable desempeño gráfico se ve enrarecido por unos personajes tridimensionales bastante parcos en detalles, que además se mueven por los escenarios de una manera un tanto robótica. Hubiese sido mucho mejor apostar por buenos modelos 2D que además, no cantarían tanto sobre los estupendos fondos, aunque desde luego no es una decisión adoptada únicamente en este título. En un plano más continuista está todo lo relacionado con el apartado sonoro, el cual se limita a ambientar los sucesos de la aventura con gran acierto aunque sin estridencias. Desgraciadamente no contamos con doblaje al castellano, aunque sí con traducción de los textos. 


En definitiva, aunque Lost Horizon ofrece una experiencia satisfactoria, al mismo tiempo se echa en falta algo más de finura en lo que realmente importa de una aventura gráfica. Da la sensación que tanto los puzles como los diálogos y la historia están bien, pero podrían dar mucho más de sí. Y es que todo en Lost Horizon rezuma a "bien", lo que desde luego no es algo malo de por sí, pero quizá le sepa a poco a los aficionados más curtidos del género.

LO MEJOR 
Una historia entretenida. 
Bonitos fondos dibujados a mano.

LO PEOR 
Inicio algo lento. 
Los puzles cumplen sin destacar.

6/10

Creeping

No hay comentarios:

Publicar un comentario