Usa estos enlaces para comprar en Amazon: ES, FR, UK, DE, IT, USA. Ayudarás al blog de manera sencilla.

domingo, 10 de mayo de 2020

ANÁLISIS - Gato Roboto


GÉNERO: Plataformas
DESARROLLADORA: Doinksoft 
DISTRIBUIDORA: Devolver Digital 
VERSIONES: PC, Switch 
FECHA DE LANZAMIENTO: 30.05.2019 
VERSIÓN ANALIZADA: PC


MINI METROIDVANIA


Tras unos años de cierto ostracismo, el género metroidvania no para de crecer. En este sentido los estudios de desarrollo indie suelen ser los más prolíficos a la hora de añadir nuevos contendientes, alcanzando un punto de saturación en el que cada vez es más difícil destacar. Tras un primer vistazo Gato Roboto no parece ofrecer nada relevante respecto a su competencia, de hecho podría ser "otro más" de tantos. Estamos ante el típico plataformas 2D de estética retro que fusila la fórmula sin miramientos, sin embargo con el paso de los minutos queda claro que hay mucho por lo que darle una oportunidad.


Con un título como Gato Roboto, te puedes imaginar que a nivel de argumental no hay mucho que destacar. Una nave que acaba de estrellarse en un planeta, un laboratorio de investigación en el que están ocurriendo cosas raras, y una gatita como protagonista que debe encontrar la forma de escapar. Más allá de este curioso argumento, lo primero que llama la atención es el apartado estético. Sus propios desarrolladores reconocen la inspiración en los juegos de la primera Nintendo, pero dado el carácter monocromo de sus gráficos, yo me inclinaría más hacia los juegos de Spectrum, aunque lógicamente con una suavidad de movimientos que aquellas máquinas no podrían conseguir de ninguna manera. Se nota que hay muchos frames de animación, y lo mejor es que la acción fluye a una velocidad endiablada gracias a un control del personaje exquisito. Esto, unido a una banda sonora machacona que recuerda a los geniales "mods" de Amiga, y a unos efectos sonoros robotizados adrede, terminan ofreciendo un paquete audiovisual tan personal como atractivo.


Una vez acostumbrado a dicha estética, Gato Roboto confirma el buen uso de todos los pilares sobre los que se sustenta el género. Hay un mapeado que puedes recorrer en cualquier dirección, y que se irá abriendo conforme vas mejorando tus habilidades. Ya sabes, quizá ahora no puedas acceder a esa parte del escenario, pero en un futuro sí. ¿Qué te voy a contar que ya no sepas? Kiti, así es como se llama la prota de la aventura, deberá asumir diferentes formas para acabar con éxito su aventura. Cuando es ella misma, es decir, una gatita cualquiera, posee la habilidad de trepar ágilmente por paredes verticales, nadar y acceder a túneles estrechos, pero por el contrario no tiene capacidad de ataque y defensa alguna. Todo esto cambia cuando se pone a los mandos de un robot armado hasta los dientes, o del mini submarino acuático que también le permite salir indemne en sus escarceos en el agua. Disparos, cañonazos, saltos dobles, y demás habilidades que irá desbloqueando por el camino, y que sin ellas le será imposible enfrentarse a enemigos y jefes finales. El diseño de niveles está pensado para hacer uso de todo ese potencial, ya sea para acceder a la siguiente zona de la aventura, o para alcanzar un sector en el que hay una mejora o un secreto. Los primeros suelen implicar aumentos de salud y potencia de fuego, mientras que los segundos se centran en diferentes paletas de colores que puedes cambiar a tu antojo desde el menú de opciones. Un detallito curioso, más que nada.

Otra de las reglas que cumple todo buen metroidvania es el backtracking, y en este sentido Gato Roboto también lo usa, pero no abusa, como sí se hace en otros juegos. El mapeado no resulta especialmente grande, y el desarrollo a de la aventura tampoco te obliga a dar largos paseos para acceder a una zona inalcanzable anteriormente. Digamos que todo está muy a mano, y eso, en los tiempos que corren, se agradece. El nivel de dificultad está perfectamente calibrado para que puedas avanzar fácilmente durante los primeros minutos, y una vez te has enganchado, la experiencia coge un ritmo más exigente aunque perfectamente asumible para todos los públicos. Y en ese momento, ya no puedes parar de jugar.

Y aquí viene una pequeña crítica. Se podría decir que Gato Roboto es un metroidvania en miniatura, y no solo por el tamaño de la protagonista. Es una aventura muy contenida que da para 3-4 horas a lo sumo, alguna más si quieres completarlo al 100%. Son muy pocas si la comparas con otros exponentes del género, pero repito, esto también puede ser algo bueno para muchos jugadores que buscan diversión inmediata. Gato Roboto se siente como un metroidvania limitado pero bien hecho, que te compensa con una experiencia jugable de primer nivel. Su particular diseño gráfico, el ritmo de la acción y cómo no, su entrañable protagonista, consiguen ser argumentos más que suficientes para paliar el poco contenido que ofrece.

LO MEJOR 
Desarrollo frenético y bien estructurado. 
Apartado audiovisual con mucha personalidad.

LO PEOR 
Duración escasa.

7/10


Creeping
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario