domingo, 23 de abril de 2017

ANÁLISIS - This War of Mine

GÉNERO: Estrategia 
DESARROLLADORA: 11 Bit Studios 
DISTRIBUIDORA: 11 Bit Studios 
VERSIONES: Android, iOS, Linux, Mac OS, PC, PS4, Xbox One 
FECHA DE LANZAMIENTO: 14.11.2014 
VERSIÓN ANALIZADA: PC

EL LADO CIVIL DE LA GUERRA


Mi primera partida en This War of Mine terminó de manera prematura. Tras quince días de intenso sufrimiento y depresión, Pavle decidió quitarse la vida;  previamente Marko había sido atacado y asesinado por un grupo de mercenarios que buscaban suministros entre nuestras pertenencias; y el frío que se colaba por los escombros de la casa agravó el delicado estado de salud de Katia hasta llevarla a la muerte. Así de cruda puede ser una partida cualquiera de este This War of Mine, un juego cuya propuesta y ambientación están ideadas para proporcionar emociones muy distintas a las que sueles sentir en un videojuego al uso. Esta guerra no va de marines cachas ni de generales que comandan sus ejércitos con gran destreza, sino de un aspecto mucho más humano: la supervivencia de los civiles, simple y llanamente. Bajo esta original premisa se esconde uno de los juegos más devastadores y opresivos a los que me he enfrentado en los últimos años.


La acción te sitúa en un conflicto bélico ficticio, aunque fuertemente influenciado en el sitio de Sarajevo durante la Guerra de Bosnia, un asedio que duró casi 4 años en los que la población tuvo que lidiar con situaciones dramáticas día a día. Y en esto consiste This War of Mine, en sobrevivir, en gestionar los pocos recursos que hay disponibles durante una guerra, y en saber relacionarte con otros civiles capaces de cualquier cosa con hacerse con algo que echarse a la boca. Es una faceta de la guerra por explotar en el mundo de los videojuegos, y ahora que la tenemos delante, bien merece la atención de todos aquellos que buscan algo más que liarse a tiros contra el adversario.


This War of Mine podría definirse como un survival en estado puro que sustituye los zombies y mutantes por meros civiles cuya única necesidad es aguantar con vida un día más. La partida te pone a los mandos de tres personajes aleatorios que acaban de refugiarse en una de las tantas casas semi derruidas que ha dejado el conflicto. Cada uno cuenta con alguna habilidad destacable siempre relacionada con su propio pasado: una maestra tiene el don de la negociación, o un bombero es capaz de correr más rápido que los demás; todo ello sin necesidad de plasmarlo bajo en una hoja de estadísticas ni nada que se le parezca. Tu misión es mucho más simple pero al mismo tiempo, delicada, como ordenarles recoger todo tipo de recursos y con ellos construir objetos que les ayuden en su día a día. Un poco de madera por aquí, hierro por allá, te creas un banco de trabajo que te permite obtener más cosas como camas, sillas, una estufa, un destilador de agua, un pequeño fogón para calentar la comida, una radio que te informe de la guerra, y por qué no, armas que te permitan no solo defenderte, sino también atacar si la situación lo requiere.

Pero esta es la cara menos amarga del juego, porque cuando llega la noche la cosa se pone aun más delicada. Un compañero tiene que salir fuera a buscar recursos a una casa derruida que quizá esté deshabitada, o haya mercenarios armados hasta los dientes buscando lo mismo que tú; o puede que no, que en su interior solo estén una pareja de ancianos que se encuentran en tu misma situación. ¿Les robarás la comida? ¿Les arrebatarás sus medicinas porque uno de tus compañeros se encuentra enfermo? El juego está plagado de dilemas morales que te ponen en la tesitura de si hacer lo correcto, o ser egoísta por el bien del grupo. Una vez superada la noche -si es que sobrevives- el regreso a casa aún puede depararte unas cuantas sorpresas como haber sufrido un robo de suministros, o peor aún, ataques violentos que acaben con la vida de algún personaje. Cada día que pasa se suceden acontecimientos aleatorios que pueden cambiar la experiencia drásticamente de una partida a otra, convirtiéndole en un título altamente rejugable. ¿Cuantos días sobrevivirás? ¿Y en qué condiciones? Si aguantar hasta el final del conflicto no te supone mucho esfuerzo, también hay un modo "infinito" de días, así como un montón de mods accesibles desde la sección Workshop de Steam.

En cierto modo This War of Mine trata de saber gestionar escasos recursos de la manera más acertada posible. Nunca vas a tener una partida en la que nades en la abundancia, no te va a sobrar de nada, y lo poco que consigas has de emplearlo muy meticulosamente. Unos recursos desperdiciados o mal aplicados pueden dar al traste con la vida de tus pupilos. Los personajes se encuentran siempre al límite, están enfermos, cansados, deprimidos, llegando hasta el extremo de poder suicidarse. La IA se ha calibrado para que no haya momentos de alegría y que todo transcurra bajo un ambiente oscuro en el que la esperanza es un objetivo inalcanzable. En este sentido el juego puede llegar a hacerse estresante, dando la sensación de que da igual lo que hagas y las decisiones que tomes, ya que los personajes entran en una especie de espiral depresiva irreversible, llegando incluso a perder el control sobre ellos. Parece que el juego ofrece un amplio margen de maniobra, que con tus actos, egoístas o no, puedes mejorar la vida de tus supervivientes, pero en realidad dicho margen no lo es tanto. Y repito, puede que haya sido buscado adrede por parte de sus creadores, pero personalmente agradecería que las consecuencias a tus acciones se notasen más.


Esa oscuridad se ve refrendada por un apartado artístico que apuesta fuertemente por tonos oscuros. El gris está por todas partes, en las "casas de muñecas" donde habitan los civiles, en los pocos exteriores que hay, incluso en los propios personajes del juego. La ambientación en este sentido es soberbia, y a pesar de que todo se ve pequeñito, al hacer zoom se aprecian un montón de detalles inapreciables tras un primer vistazo, que dice mucho del buen trabajo realizado por los grafistas. Hay alguna melodía corta de carácter melancólico, efectos de sonidos y ausencia total de voces, que por otro lado tampoco se echan de menos. Si bien técnicamente está bien rematado, This War of Mine tampoco se prodiga en lujos, su punto fuerte está en ser capaz de representar con extrema crudeza una parte hasta ahora invisible de la guerra, y lo hace sin miramientos, poniéndote al límite con cada decisión que tomas. ¿Cuantos días sobreviviré? ¿Podré ver el final de la guerra? Esas son preguntas a las que solo tú podrás dar respuesta. Es un juego no apto para todos los públicos, pero si eres capaz de conectar con su propuesta, de saber convivir bajo ese telón opresivo y de aceptar la rigidez de algunas decisiones, seguro que terminará picándote.

LO MEJOR 
Refleja la guerra desde un punto de vista poco conocido.

LO PEOR 
Nuestras acciones tienen efectos algo limitados.

6/10

Creeping.

4 comentarios:

  1. Pues después de leer análisis, que me ha parecido bastante bueno, no entiendo como la nota final es un 6. No se corresponde con todo lo escrito.

    Si el juego consigue transmitir lo que se propone, y no se dice nada de fallos más allá de la limitación de las acciones propias yo creo que sería para llegar mínimo a un 7.

    De todas formas, como ya comenté, el análisis está muy bien planteado.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hola Chencho.

    Pues la verdad es que me ha parecido una buena aproximación a la guerra, digamos que un buen juego y punto, de ahí el 6. Quizá un mayor abanico de opciones, o que estas tengan algo más de repercusión en el animo de los protagonistas, le hubiera acercado al notable. Pero vamos, que para otra persona distinta, ese 7 del que hablas será bastante factible.

    Gracias por tu opinión.

    ResponderEliminar
  3. Yo este juego la verdad es que lo he probado una sola vez, me gustó y si, es otra forma de ver una guerra pero muy al contrario de lo que esperaba no me enganchó, aún lo tengo instalado de hecho, así que no descarto volver a probarlo en algún momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola ThaRep.

      Algo similar me ocurrió a mi. Lo compré, jugué un par de partidas, y no me enganchó. Demasiado lúgubre y rígido para mi, pensé en ese momento, así que lo dejé aparcado. Meses más tarde le di una segunda oportunidad y esta vez sí que le saqué algo más de chicha.

      Saludos.

      Eliminar