Usa estos enlaces para comprar en Amazon: ES, FR, UK, DE, IT, USA. Ayudarás al blog de manera sencilla.

sábado, 2 de marzo de 2019

ANÁLISIS - Tacoma


GÉNERO: Narrativo
DESARROLLADORA: Fullbright 
DISTRIBUIDORA: Fullbright 
VERSIONES: Linux, Mac OS, PC, PS4, Xbox One 
FECHA DE LANZAMIENTO: 02.08.2017 
VERSIÓN ANALIZADA: PC

EVOLUCIÓN SIN RIESGO


Fullbright es una pequeña compañía afincada en Oregon cuyo primero trabajo, Gone Home, alcanzó una posición bastante relevante dentro del mercado "indie". Bajo la fórmula de un "walking simulator" crearon una experiencia que consiguió conectar con las emociones de una gran mayoría de jugadores, aunque como ya expuse en su respecto análisis, no fue mi caso. Digamos que la historia no me caló lo suficiente, y la mecánica jugable de ir encontrando cartas y más cartas que añadían luz al trasfondo, se me hizo un pelín tediosa. Sin embargo con Tacoma la cosa, desde mi punto de vista, es ligeramente diferente. Si bien el género al que pertenece es el mismo, se han incluido suficientes alicientes como para hacerlo más atractivo a aquellas personas que no quedaron plenamente satisfechas con su primer juego, como es mi caso.

Creo que gran culpa de este cambio radica en una historia atractiva y, sobre todo, contada de una forma más amena e interactiva que la de su anterior obra.  Tacoma es el nombre de una estación espacial que se encuentra entre la Tierra y la Luna, en la que seis tripulantes, apoyados de una IA bautizada como Odín, se dedican a realizar diversos trabajos bajo la tutela de la compañía Venturis Corporation. Por motivos que no desvelaré para no arruinar parte de la trama, la compañía decide enviar a la estación, ahora vacía, a la contratista Amy Ferrier con el objetivo de extraer los datos que la IA guarda sobre lo que allí sucedió. Sin recurrir a demasiados fuegos de artificio, la historia resulta lo suficientemente interesante como para que te apetezca saber qué ocurrió allí, y qué sucesos fueron los desencadenantes de que ahora se encuentre inhabitada.


Sin embargo su punto más álgido no está precisamente en la historia, sino en la forma en la que esta se narra. La mecánica jugable escogida es tan sencilla como la de ir recorriendo los compartimientos de la estación activando representaciones holográficas de lo que allí sucedió, en una especie de grabaciones de los sucesos que puedes avanzar, pausar y retroceder a tu gusto. Lo interesante de esta mecánica es que puedes desplazarte por otras estancias al mismo tiempo, teniendo acceso a dicho fragmento de la historia desde el punto de vista de todos los tripulantes, lo que añade un punto de profundidad a la historia global. Las secuencias apenas superan los dos minutos de duración, una decisión muy acertada para no terminar aburriendo al jugador, pero son de obligada visualización si quieres conocer todos los detalles que se cocieron en la estación.

No faltan a la cita las referencias a la historia y personajes diseminadas por las estancias, así como los típicos emails que hay en los ordenadores de la estación. Como en Gone Home, me diréis, pero aquí no resultan tan constantes como para llegar a cansar. Y lo que es mejor, esa combinación entre hologramas interactivos y en menor medida, referencias clásicas, resulta tanto o más efectivo de cara a profundizar en las inquietudes de los protagonistas, en saber qué les ha llevado allí, cuáles son sus motivaciones, sus planes de futuro, o sus relaciones personales. A nivel de puzles no hay mucho que destacar, salvo alguna que otra puerta cerrada por el panel de turno, que se abre con una combinación de números reconocible en alguna secuencia o en las típicas notas esparcidas por la nave. Desde luego el objetivo del juego no es el de plantear puzles difíciles, por lo que en este sentido tampoco hay nada que reprocharle.
Lo mismo se podría decir del apartado técnico, el cual corre a cargo del motor Unity de una manera bastante digna. Al tratarse de un juego de concepción sencilla, no vas a encontrar modelos poligonales de grandísima calidad, ni texturas fotorrealistas, pero la recreación de la estación es lo suficientemente buena como para que creas que estás allí. A pesar de su poca ambición en este sentido, de vez en cuando se deja notar en algún que otro tironcillo cuando carga una nueva zona, un síntoma desgraciadamente inequívoco de utilizar el motor Unity. Algo similar ocurre en el apartado sonoro, ya que la mayoría del juego ocurre en el silencio de la nave, el cual solo se ve interrumpido por las voces de la IA y las secuencias holográficas. Digamos que la función de ambientar la cumple sobradamente, aunque sin estridencias.


Con Tacoma  los chicos de Fullbright no han querido correr demasiados riesgos. Al fin y al cabo se trata de un producto continuista respecto a su primera obra, y que apenas da para unas 2-3 horas de diversión. Como experiencia global, y teniendo en cuenta el género al que pertenece, me ha parecido un producto bien cuidado sobre todo a nivel de guión apoyado de un mecánica jugable interesante, en el que solo he echado en falta una duración mayor. Alguna estancia más, algún que otro personaje, más secuencias sobre las que interactuar... En definitiva un poco más de historia, ya que la de Tacoma te deja con ganas de más.

LO MEJOR 
Una historia atractiva y bien contada.

LO PEOR 
Se agradecería algo más de duración.

6/10

Creeping.

2 comentarios:

  1. Gracias por el análisis

    Recuerdo que el juego está disponible en DRM-Free desde Trove, para los suscriptores de Humble Monthly

    ResponderEliminar
  2. Gracias Unknown.

    Yo lo tengo en Twitch por la cuenta de Amazon. Era un juego que quería comprar anteriormente, pero me alegro de haber esperado a que estuviese incluido en la cuota de otro servicio.

    ResponderEliminar